Gramona demuestra por qué es artesana del tiempo con su mejor cava

Gramona demuestra por qué es artesana del tiempo con su mejor cava

publicado en: Noticias | 0

E. DE LA CRUZ | EL EJIDO

Tradición y juventud no han de estar nunca reñidas cuando se habla de vino, y si al placer del paladar se le une una buena conversación, el brindis ha de llegar de la mano de Bodegas Gramona.

Porque desde el corazón del Penedès, la casa de cava catalana no quiso faltar tampoco a esta primera edición de ‘Almería Gourmet’, con una cata de cinco de sus mejores y más selectas variedades que evocaron al recuerdo y al frescor, casi al mismo tiempo, desde una de las salas del Teatro Auditorio Municipal de El Ejido.

Ante una sala abarrotada que casi alcanza el medio centenar de plazas, los matices, los aromas y el tiempo marcaron una cata bien dirigida por Antonio Pérez, director comercial de Gramona, quien pasó de formalismos e invitó a los aficionados al vino espumoso, a dejarse llevar por un abanico de sensaciones. Por una personalidad que asoma casi al instante sin dejar apenas lugar a la interpretación.

Y para ello la mejor selección posible: Gramona Argent Blanco Gran Reserva Brut 2010, Gramona Argent Rosado Gran Reserva Brut Nature 2011, Gramona Imperial Gran Reserva Brut 2010, Gramona III Ilustros Grant Reserva Brut Nature 2007 y Gramona Celier Battle Gran Reserva Brut 2005, demostraron el presente y el pasado de cuatro generaciones con carácter propio, animando a la «subjetividad» de una experiencia sólo posible si se deleita con todos los sentidos.

Así, del frescor, la juventud y el tono afrutado que caracteriza al vino espumoso, la cata, que se hizo muy amena e interesante, especialmente para quienes tenían en esta su primera experiencia, fue alcanzando «el sabor envolvente, esa crema» que como recordó el director comercial de Gramona, siempre acompaña al Gran Reserva Brut y Brut Nature, para concluir con un turno de preguntas e impresiones que disipó cualquier duda que los asistentes a esta actividad pudieran aún contemplar en sus cabezas. Y es que la seguridad de estar posicionado entre los mejores, permitió crear un ambiente distendido y propicio para el intercambio de sensaciones.

Además, sus mejores cavas sirvieron para maridar el menú del almuerzo que ofreció el chef Diego Gallegos. Y el final, una vez más, siempre con un brindis.

Dejar una opinión